UIF (Unidad de Información Financiera)

La UIF, teniendo en cuenta las 40 Recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional y las 9 Recomendaciones Especiales del GAFI sobre Financiamiento del Terrorismo ha publicado en el boletín oficial la Resolución 16/2012 en la que incluye como sujetos obligados a los “Agentes o corredores inmobiliarios matriculados y las sociedades que tengan por objeto el corretaje inmobiliario; integradas y/o administradas exclusivamente por agentes o corredores inmobiliarios matriculados”.

De la norma surge que:

  • “Los Sujetos Obligados deberán requerir a partir de ahora a sus clientes cierta información mínima, a los efectos de su identificación;
  • adoptar medidas adicionales razonables a fin de obtener información sobre la verdadera identidad de la persona por cuenta de la cual actúan los clientes;
  • prestar especial atención a las transacciones realizadas por las Personas Expuestas Políticamente; contar con un manual de procedimiento de prevención del Lavado de Activos y de la Financiación del Terrorismo;
  • designar un Oficial de Cumplimiento;
  • conservar la información y reportar los “hechos” u “operaciones sospechosas” de Lavado de Activos y de Financiación del Terrorismo observando los plazos establecidos, todo ello, conforme la reglamentación emitida por esta UIF”.

La norma destaca la política de “Conozca a su Cliente”, la que será condición indispensable para iniciar o continuar la relación comercial o contractual con el mismo. Dicha relación debe basarse en el conocimiento de sus clientes, prestando especial atención a su funcionamiento o evolución con el propósito de evitar el Lavado de Activos y la Financiación del Terrorismo. Antes de iniciar la relación comercial o contractual con el cliente deberá identificarlo, cumplir con lo dispuesto en la Resolución UIF sobre Personas Expuestas Políticamente, verificar que no se encuentre incluido en los listados de terroristas y/u organizaciones terroristas, de acuerdo a lo establecido en la Resolución UIF vigente en la materia, y solicitar información sobre los servicios y/o productos requeridos y los motivos de su elección, todo ello conforme lo establecido en la presente.

La norma es muy explícita en relación a los clientes que realicen operaciones por un monto anual que alcance o supere la suma de pesos seiscientos mil ($ 600.000). En estos casos se deberá definir un perfil del cliente, que estará basado en la información y documentación relativa a la situación económica, patrimonial, financiera y tributaria que hubiera proporcionado el mismo y en la que hubiera podido obtener el propio Sujeto Obligado, que justifique el origen de los fondos involucrados en las operaciones que realiza. También deberá tenerse en cuenta el monto, tipo, naturaleza y frecuencia de las operaciones que habitualmente realiza el cliente, así como el origen y destino de los recursos involucrados en su operatoria.